jug screen arrow reload close menu search facebook twitter pinterest angle-left angle-right angle-up angle-down play youtube instagram

Search form

Tus hijos necesitan leche en el regreso a clases

Tus hijos necesitan leche en el regreso a clases

Que rápido se pasa el tiempo, definitivamente como padres sabemos que nuestros hijos crecen sin parar y nos sentimos observadores de pequeños milagros cada día. Sus sonrisas y su energía imparable necesitan las mejores herramientas seguido de nuestro ejemplo para ayudarlos a lograr sus metas. Hoy en día cuando comienza un nuevo ciclo escolar, me entran los nervios de cómo prepararlos para este nuevo reto. Preparar sus pequeñas mochilas (o enormes petacas cuando ya son grandes) para la escuela es una rutina anual que todos tenemos. Pero la mochila no es lo único que se debe de preparar para que nuestros hijos comiencen el año con el pie derecho.

Como pediatra y padre, pongo el siguiente ejemplo: los motores de las máquinas necesitan tener mantenimiento y una fuente de energía buena para que se siga moviendo de una manera adecuada. De igual manera, los cuerpos de nuestros pequeños necesitan la base nutricional para poder funcionar increíblemente. La base para que el cuerpo tenga buen mantenimiento y energía es la nutrición. Hoy con las locuras y actividades del día, muchas veces como padres, escogemos trucos para poder darles lo mejor, pero es importante recordar que hay ciertos nutrientes que no podemos olvidar. Dentro de estos nutrientes se encuentran el calcio, vitamina D y potasio que, en conjunto con otros nutrientes, forman la base del mantenimiento y crecimiento de nuestros hijos.

Desafortunadamente sabemos que una gran mayoría no consume la cantidad adecuada de leche. Esto hace que los niños no obtengan suficientes cantidades de calcio, vitamina D y potasio, poniéndolos en riesgo de padecimientos crónicos como la osteoporosis. De hecho, cuando los niños cumplen 9 años, tres de cada cuatro no consumen la porción recomendada de leche o productos lácteos.

Esto, aunque es alarmante, es una de las cosas con las que nosotros como padres podemos ayudar. Siguiendo el consejo de la Academia Americana de Pediatría, servir leche con las comidas y darles agua entre ellas, comienza a evitar que caigan en estas estadísticas. Hay que recordar que los niños están en una etapa crítica para poder crear huesos fuertes que los llevarán toda su vida, lo cual está limitado si no se consume leche o productos lácteos en esta etapa. Todo esto se puede evitar tomando las porciones recomendadas de leche dependiendo de su edad.

Los niños de 9 y mayores deben consumir 3 porciones de leche o productos lácteos, niños de 5 a 8 años deben consumir 2.5 porciones de leche o productos lácteos, y niños de 2 a 4 años deben consumir 2 porciones de leche o productos lácteos.

Siendo médico, reflexiono y comparto con mis pacientes lo importante que es la nutrición y la diferencia que hace consumir leche o productos lácteos, siendo una manera efectiva de darle el mantenimiento y energía positiva a nuestras siguientes generaciones, para que sigan sonriendo, corriendo y disfrutando la vida, llenando sus mochilas de felicidad y nutrición.