jug screen arrow reload close menu search facebook twitter pinterest angle-left angle-right angle-up angle-down play youtube instagram

Search form

Los tipos de leche, explicados

Los tipos de leche, explicados

Revisa tu lista del supermercado: ¿cuántos galones de leche piensas comprar esta semana para ti y para tus hijos? ¿Qué tipos de leche compras? Si eres como la mayoría de los estadounidenses, en tu refrigerador no falta la leche, pero ¿qué tipo de leche tomas?

Cuando estás en la sección de lácteos de los supermercados, los principales tipos de leche disponibles son leche entera (3.25% de grasa), leche reducida en grasa (2%), leche baja en grasa (1%) y leche sin grasa, también conocida como leche descremada. Cada una contiene nueve nutrientes esenciales, incluidos 8 gramos de proteína de alta calidad. Los tipos de leche varían según el porcentaje de grasa láctea o la cantidad de grasa que contiene la leche por peso. Estos porcentajes se indican en el envase y en el color de la tapa, para mostrar el porcentaje de grasa de la leche a simple vista.

Si bien la cantidad de grasa afecta la cantidad de calorías y cantidad de grasa en cada porción, todas las leches, desde la descremada y la baja en grasa, hasta la leche orgánica y sin lactosa, siguen siendo un alimento naturalmente rico en nutrientes, simple y saludable. Comprender sus opciones y diferencias puede ayudarte a determinar el tipo de leche más adecuado para cada miembro de tu familia.

Fuente: “¿Qué significan los porcentajes de grasa en la leche?” DairyGood.org

Esto es lo que necesitas saber sobre los diferentes tipos de leche:

Leche entera

Muchos estadounidenses optan por la leche entera, que en realidad tiene 3.25% de grasa lactea en peso, no tanto como muchos piensan. Un vaso de 8 onzas de leche entera tiene 150 calorías, con 8 gramos de grasa (12 por ciento del valor diario recomendado).

Y si te preocupa el consumo grasa, tenemos buenas noticias. Cada vez hay mayor evidencia de que no todas las grasas saturadas son iguales. Si bien se necesitan más investigaciones sobre los beneficios potenciales de las grasas lácteas, los expertos coinciden en que la leche juega un papel importante en una dieta saludable, en el contexto general de la dieta total, los nutrientes y las calorías.

También hay otras opciones para aquellos con diferentes necesidades de salud o preferencias de gusto, incluida la leche reducida en grasa (2%), leche baja en grasa (1%) y sin grasa (o leche descremada). Aquí te damos la información sobre los otros tipos de leche en el segmento de lácteos.

Leche 2% (reducida en grasa)

La leche con bajo contenido de grasa está calificada como leche al 2 por ciento, lo cual significa que la grasa representa el 2 por ciento del peso total de la leche; no es que un vaso de leche de 8 onzas contenga 2 por ciento de grasa. Este es un dato nutricional a tener en cuenta: un vaso de 8 onzas de leche al 2 por ciento contiene 5 gramos de grasa y tiene los mismos nueve nutrientes esenciales que cualquier otro tipo de leche.

Leche baja en grasa

La diferencia entre la leche baja en grasa y la leche entera es la cantidad de grasa en cada porción. Esto también se refleja en las calorías de cada porción. Una porción de 8 onzas de leche baja en grasa contiene 2.5 gramos de grasa y 100 calorías, en comparación con la leche entera, que tiene 8 gramos de grasa y 150 calorías en la misma cantidad.

Leche sin grasa (descremada)

Si deseas consumir los mismos nutrientes de la leche entera, pero quieres reducir las calorías y la grasa, la leche sin grasa (también conocida como descremada), es una excelente opción. De hecho, al tener menos grasa, cada vaso de 8 onzas de leche descremada solo tiene 80 calorías. Existe la percepción errónea de que la leche descremada contiene agua para reducir el contenido de grasa, pero no es así. Los nueve nutrientes esenciales, incluidos 8 gramos de proteína de alta calidad, permanecen intactos.

Leche orgánica

Las rigurosas prácticas agrícolas, definidas por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés), establecen los estándares para que las granjas lecheras orgánicas produzcan leche orgánica. Desde lo que come la vaca, hasta cómo las cuidan los granjeros, rigen la producción de leche orgánica.

Todas las vacas, tanto las que viven en una granja lechera orgánica o en una convencional, reciben la mejor atención por parte de los granjeros lecheros. El cuidado de los animales es uno de los aspectos más importantes de su trabajo, porque propicia una producción de leche saludable y de alta calidad.

Todas las variedades de leche, ya sea regular u orgánica, saborizada o blanca, son seguras y saludables. Los rigurosos estándares y regulaciones gubernamentales establecidos durante el siglo pasado en Estados Unidos garantizan que toda la leche que compras en el supermercado es segura para que tú y tu familia la puedan tomar.

Leche sin lactosa

La leche sin lactosa es leche auténtica de vaca, al igual que los otros tipos de leche, pero con una diferencia. El azúcar natural en la leche, llamada lactosa, se rompe. Esto la convierte en una excelente opción para las personas intolerantes a la lactosa. Al igual que los otros tipos de leche, contiene los mismos nutrientes esenciales, como calcio, proteína, vitamina D y potasio.

Leche saborizada

La leche con chocolate o cualquier otra leche saborizada, es también un sabroso alimento con proteína para los niños. La leche saborizada cuenta como la porción diaria de productos lácteos y también proporciona los nueve nutrientes esenciales en cada porción.

Leche cruda

La leche cruda, es decir, la leche que viene directamente de la vaca, no está pasteurizada. Por lo general su comercialización no está disponible debido a las leyes federales que prohíben su distribución entre los límites estatales, así como a las consideraciones de seguridad señaladas por agencias gubernamentales, incluidos el USDA, la Administración de Alimentos y Medicamentos y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades.