jug screen arrow reload close menu search facebook twitter pinterest angle-left angle-right angle-up angle-down play youtube instagram

Search form

Explorando el vínculo entre los productos lácteos y la diabetes tipo 2

Los lácteos enteros podrían reducir el riesgo de diabetes.

Explorando el vínculo entre los productos lácteos y la diabetes tipo 2

Por GREGORY MILLER, doctor y miembro del American College of Nutrition

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), seguir un patrón de alimentación saludable y hacer suficiente ejercicio físico son dos cambios en el estilo de vida que tienen el potencial de revertir o retrasar el avance a diabetes tipo 2 (T2D, por sus siglas en inglés) en personas con prediabetes.

Existen pruebas de alta calidad que relacionan el consumo de lácteos y yogur bajos en grasa con un riesgo reducido de DT2, concluyó una reciente evaluación sistemática. La investigación también muestra que seguir un patrón de alimentación saludable, incluido el consumo de productos lácteos bajos en grasa y sin grasa, puede ayudar a la salud metabólica.

Recientemente, un extenso estudio prospectivo de 12 años entre adultos, en el famoso análisis de cohortes de larga duración sobre el riesgo cardiovascular (Framingham Heart Study Offspring Cohort) investigó la relación entre el consumo de productos lácteos y el desarrollo de prediabetes o la progresión a diabetes tipo 2. Este es el primer estudio de observación que tiene en cuenta como punto de referencia el nivel de glucosa en sangre, al investigar cómo los productos lácteos se relacionan con la prediabetes o la diabetes Tipo 2 (DT2).

Entre los participantes que tenían un nivel normal de glucosa en sangre al inicio del estudio:

  • Los resultados mostraron una relación entre el consumo con mayor frecuencia de productos lácteos totales, enteros o bajos en grasa y un menor riesgo de prediabetes incidente (o a la larga DT2).
  • Consumir 14 porciones o más de productos lácteos por semana se relacionó con un riesgo reducido de prediabetes incidente entre el 25 y el 39 por ciento, en comparación con consumir menos de cuatro porciones por semana.

Entre los que tenían prediabetes al inicio del estudio:

  • Los resultados mostraron una relación entre el consumo de productos lácteos enteros con mayor frecuencia y un menor riesgo de desarrollar DT2. Hubo un riesgo 70 por ciento menor de desarrollar DT2 entre las personas con prediabetes que consumieron 14 porciones o más por semana de productos lácteos con alto contenido de grasa (leche entera, helado, requesón, ricotta y otros) en comparación con consumir menos de una porción por semana.
  • Los resultados mostraron una relación entre comer queso con mayor frecuencia y un riesgo 63 por ciento menor de desarrollar DT2 entre las personas con prediabetes. El estudio comparó cuatro porciones o más porciones de queso por semana (incluidos requesón, ricotta y otros quesos), con menos de una porción.

Este no es el primer estudio que sugiere un vínculo positivo entre los productos lácteos (incluso los productos lácteos con alto contenido de grasa) y el riesgo de DT2. Por ejemplo, un estudio prospectivo publicado el año pasado relacionó un menor riesgo de DT2 en los estadounidenses con niveles elevados de biomarcadores de grasas lácteas en su sangre. Este campo de investigaciones aún está en desarrollo. Se necesitan más estudios para establecer si existe una relación favorable entre la grasa láctea y el riesgo de DT2.

Un hallazgo inexplicable del estudio de Framingham fue que el consumo de yogur no se relacionó con el riesgo de prediabetes o DT2 en individuos con glucosa alterada al inicio del estudio. Si bien la prueba de alta calidad respalda la relación entre el consumo de yogur y un menor riesgo de DT2, los estudios anteriores no contabilizaron el estado glucémico inicial de los participantes.

Las Pautas alimentarias para estadounidenses 2015 (Dietary Guidelines for Americans) del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) recomiendan consumir productos lácteos bajos en grasa y sin grasa. También aprueban hasta un 10% del total de calorías provenientes de grasas saturadas. El Centro de diabetes Joslin (JDC, por sus siglas en inglés), líder en la investigación y el tratamiento de la diabetes, recomienda consumir algunos productos lácteos, como la leche y el yogur, como fuente de proteínas para adultos con sobrepeso y obesos con prediabetes o DT2 en sus Guías de nutrición clínica 2016. El queso y los productos lácteos de leche entera, que contienen grasas saturadas, pueden incluirse en un plan de alimentación saludable siempre y cuando solo el 10% de las calorías totales provengan de grasas saturadas. El JDC siempre recomienda consultar con un médico o un nutricionista antes de modificar un plan de alimentación.