jug screen arrow reload close menu search facebook twitter pinterest angle-left angle-right angle-up angle-down play youtube instagram

Search form

Leche de Chocolate
silouette

Al Horford

Al Horford es un Latino estrella de baloncesto profesional, es padre de tres hijos y uno de los jugadores más consistentes y respetados de la liga. Enfocado en trabajar duro, ser un jugador en equipo y mejorar cada día, Horford es un verdadero atleta.

Al nació en Puerto Plata en la República Dominicana en junio de 1986. Su padre, Tito Horford, fue el primer dominicano en jugar para la NBA y su madre, Arelis Reynoso, es periodista deportiva. Al creció en la República Dominicana y se mudó a Michigan en EE.UU. a los 14 años para perseguir su sueño y jugar profesionalmente. Un par de años después, recibió una beca deportiva para asistir a la Universidad de Florida.

Al Horford es el sexto jugador dominicano en jugar en la NBA y el primer dominicano en participar en un All-Star Game de la NBA y en ser elegido en un Mejor Quinteto de la NBA. Al también juega para la Selección Nacional de Baloncesto de la República Dominicana en torneos internacionales.

Su carrera en la NBA ha sido constante, llegando a los playoffs todos y cada uno de los años de su carrera profesional; pero en 2013 una lesión pectoral obligó a Horford a salir de la temporada para someterse a una cirugía. Con su amor por el juego en riesgo, Horford se tomó en serio la recuperación de la mejor forma, que incluyó cambiar algunas de sus hábitos de nutrición.

Horford había visto a otros atletas hablando sobre los beneficios de la leche de chocolate y la ciencia detrás, y llamó su atención. Luego, después de trabajar con un nutricionista, se convenció que la leche de chocolate, que siempre le había gustado, es una verdadera bebida de recuperación para los atletas serios.

¿Por qué Al toma leche de chocolate para recuperarse?

"Siempre tomaba leche de chocolate cuando crecí... cuando me mudé a los Estados Unidos a los 14 años, me la compraban". Pero a medida que crecía y jugaba más, lo dejé por otras bebidas que asumí que eran mejores para el rendimiento. Pero, después de dos lesiones pectorales, trabajando con un nutricionista, descubrí que me faltaban nutrientes importantes y que el agua sola no podía rehidratarme por completo. Me recomendaron la leche de chocolate, que ahora es mi arma secreta después de los entrenamientos".