jug screen arrow reload close menu search facebook twitter pinterest angle-left angle-right angle-up angle-down play youtube instagram

Search form

De la granja a la mesa: un análisis de primera mano del proceso

La leche proviene de una vaca: ¿pero cómo llega a tu tienda local?

Te brindamos un análisis de primera mano del proceso. En los dos días (en promedio) que demora la leche en viajar de la granja hasta la tienda cercana a tu casa, atraviesa varios pasos para asegurar la frescura y pureza. De hecho, esos pasos hacen que la leche esté entre los alimentos más regulados que puedes comprar en la tienda.

Comienza en el tambo donde los granjeros y su equipo cuidan bien de sus vacas. Esto significa que se aseguran de que las vacas tengan la cantidad adecuada de alimentos nutritivos, mucha agua fresca y un lecho y establo cómodos. Estos factores ayudan a mantener las vacas sanas. Los granjeros también procuran que sus vacas estén cómodas durante todo el año, para ello les proporcionan vaporizadores de agua y ventiladores en verano y cortinas en invierno para protegerlas del viento y la nieve.

Cuando es hora de ordeñarlas, las vacas entran en el tambo. Si bien existen diferentes estilos de tambos, los granjeros utilizan las mejores prácticas para garantizar la seguridad de la leche. Una manera de hacerlo es mediante el uso de ordeñadores mecánicos. Esta tecnología, que se encuentra vigente en la mayoría de las granjas de Estados Unidos desde la década de 1920, es más higiénica y cómoda para el animal que el ordeñe a mano.

Independientemente del estilo de tambo que tenga el granjero, las manos humanas no tocan la leche.

Mientras se recoge la leche, se la mantiene a la misma temperatura que en el cuerpo de la vaca: aproximadamente 100 °F (37,7 °C). Luego, la leche viaja a un tanque donde se enfría rápidamente a 45 °F (7 °C) o menos para garantizar la calidad y la seguridad.

Camiones de leche aislados visitan las granjas lecheras de forma regular (incluso varias veces durante el día, todos los días, dependiendo del tamaño de la granja) para recoger la leche y llevarla a una planta de procesamiento. Allí, la leche se analiza más para asegurar la calidad y la seguridad.

En la planta de procesamiento, la leche pasa por varios pasos, entre los que se incluyen:

Estandarización: la leche pasa por un proceso llamado estandarización, que separa la leche desnatada de la crema. Una vez que los dos productos están separados, se pueden reintegrar con diferentes niveles de porcentaje de grasa.

Pasteurización: después de la estandarización, la leche se calienta rápidamente, lo que mata cualquier posible bacteria causante de enfermedades que pueda haber estado en la leche no pasteurizada.

Homogeneización: por último, la leche se homogeneiza, es decir, la grasa de la leche se divide en partículas más pequeñas por lo que no se separa y sube a la parte superior.

Además, la leche puede ser enriquecida con vitaminas A y D para hacerla más nutritiva.

En este momento, la leche se embotella antes de llevarla a la tienda.